Category Archives: Noticias

Lugar para enterarte de lo que pasa en el mundo en el campo de biología.

Heart Failure, Weak Bones Often Go Together, Study Finds

TUESDAY, May 10 (HealthDay News) — Osteoporosis is often undiagnosed and untreated in elderly heart failure patients, a new study finds.

Canadian researchers looked at 623 heart failure patients, average age 69, and found that 12 percent of them had moderate to severe compression fractures in the spine, and 55 percent of those patients had multiple spinal fractures.

Spinal fractures are a sign of osteoporosis, but only 15 percent of the heart failure patients with spinal fractures were being treated for osteoporosis, the investigators found.

After accounting for a number of other risk factors for osteoporosis, the researchers concluded that heart failure patients who also had a heart rhythm disorder called atrial fibrillation were twice as likely to have spinal fractures as those with normal heart rhythms.

The study is published May 10 in the journal Circulation: Heart Failure.

“Osteoporosis is an infrequently recognized and undertreated comorbidity of heart failure,” lead author Dr. Kristin J. Lyons, chief medical resident in the department of medicine at the University of Alberta in Edmonton, said in a journal news release.

Osteoporosis, a disease common in older women, weakens bones, making them more likely to break. Spinal fractures in heart failure patients are easily detected through chest X-rays.

“While reviewing chest X-rays to look at the heart and lungs, physicians also need to look carefully at the bones,” study senior author Dr. Justin E. Ezekowitz, an assistant professor at the Mazankowski Alberta Heart Institute at the University of Alberta, Edmonton, said in the news release.

“If fractures are found, patients need to be treated with dietary modification, exercise and, if indicated, osteoporosis medications. Treatment can reduce future fractures by as much as 50 percent,” he added.

It’s possible that high levels of the hormone aldosterone might explain the relationship between chronic heart failure, osteoporosis and atrial fibrillation, the authors stated, noting future research could confirm or refute that theory.

They also acknowledge that their study has limitations. The chest X-rays weren’t specifically intended to diagnose spinal fractures, and the researchers didn’t perform bone mineral density tests, a common method of detecting osteoporosis.

SOURCE: Circulation: Heart Failure, news release, May 10, 2011

Genetic Test Shows Promise in Guiding Breast Cancer Care

TUESDAY, May 10 (HealthDay News) — Scientists have developed a new, albeit preliminary, genetic test that seems to predict which breast cancer patients can benefit from specific types of chemotherapy.

That, in turn, could greatly help guide treatment, according to a study in the May 11 issue of the Journal of the American Medical Association.

The findings are exciting but need to be replicated, said one expert, Dr. Iuliana Shapira, director of cancer genetics at Monter Cancer Center and assistant professor of medicine at Hofstra University North Shore Long Island Jewish Health System in Lake Success, NY. She was not involved in the study.

According to the study’s lead author, Dr. W. Fraser Symmans, gene-based tests such as the Oncotype DX are already in wide used to help guide breast cancer care. That test can help predict a patient’s chance for breast cancer recurrence, but only if they have estrogen-receptor-positive breast tumor and are treated with hormone therapy, said Symmans, who is professor of pathology at the University of Texas MD Anderson Cancer Center in Houston.

Based on the results of Oncotype DX, “patients with low risk might [be able to] avoid chemotherapy,” he said.

The new study looked at a newer “genomic predictor” of breast cancer treatment response and survival for women with newly diagnosed, invasive breast cancer. The study was based on tumor samples taken from 310 patients with HER2/neu-negative breast cancer who were treated sequentially with two chemotherapy drugs, taxane and anthracyline, both common components of breast cancer chemotherapy.

If the tumors were estrogen-receptor (ER)-positive (meaning their tumors responded to estrogen), the women were also treated with hormonal (endocrine) therapy.

The new test appeared to be effective in predicting outcomes: 92 percent of the women that the test predicted would respond to this chemotherapy did, in fact, survive three years without a relapse, giving them an 18 percent lower risk of dying compared to those identified as “non-responders” to the treatment.

And, Symmans said, “at three years, breast cancer had not returned in 97 percent of women with ER-positive and 83 percent of women with triple-(ER) negative breast cancer if they were predicted to be treatment-sensitive. If they were predicted to be treatment-insensitive, the rates were 86 percent and 57 percent, respectively.”

The study was funded by Susan G. Komen for the Cure and the U.S. National Cancer Institute, among others. Several of the authors also hold patents with Nuvera Biosciences, Inc., which was involved in the test.

“This study is not the definitive final word on the subject, but it offers a totally new way of looking at the question of how do we predict whose tumor is really sensitive to chemotherapy, whose tumor is probably resistant to chemo or neither of the above,” said Symmans.

One expert called the study just one “baby step” on the path towards more individualized treatments for patients. “I don’t know if this is enough to propel people to use this,” said Dr. Stephanie Bernik, chief of surgical oncology at Lenox Hill Hospital in New York City.

The test, while promising, is “not ready for patients,” agreed Dr. Massimo Cristofanilli, professor and chairman of medical oncology at Fox Chase Cancer Center in Philadelphia. Nor does it predict which therapy will be best, he added.

But depending on further research, the test may one day be valuable in helping women and their doctors make difficult decisions regarding treatment, as opposed to today, when so much is guesswork. “It’s important to me to not give to have to give 100 women chemotherapy to save 10 or 15 lives,” Shapira explained. “It’s important to me to be able to identify the 10 or 15 patients who are going to benefit from chemotherapy.”

SOURCES: W. Fraser Symmans, M.D., professor, pathology, MD Anderson Cancer Center, Houston; Massimo Cristofanilli, M.D., professor and chairman, department of medical oncology, Fox Chase Cancer Center, Philadelphia; Stephanie Bernik, M.D., chief of surgical oncology, Lenox Hill Hospital, New York City; Iuliana Shapira, M.D., director of cancer genetics, Monter Cancer Center and assistant professor of medicine, Hofstra University North Shore Long Island Jewish Health System; May 11, 2011 Journal of the American Medical Association

Are Coffee Drinkers Less Prone to Aggressive Breast Cancer?

TUESDAY, May 10 (HealthDay News) — Women who drink a substantial amount of coffee each day may lower their risk for developing a particular type of breast cancer, Swedish researchers say.

Their study linked consumption of five or more cups of coffee a day to a relatively marked reduction in the non-hormone-responsive disease known as ER-negative breast cancer. However, coffee consumption did not appear to lower the risk for developing ER-positive breast cancer, a hormone-responsive estrogen receptor form of the disease.

Daily consumption of coffee may protect against the most aggressive type of breast cancer, ER-negative, said study co-author Dr. Per Hal, a professor in the medical epidemiology and biostatistics department at the Karolinska Institute in Stockholm.

“Now, we don’t have all the details,” he cautioned. “We don’t know, for example, what specific type of coffee we’re talking about here. But what we do know is that the protective effect is quite striking and remains even after adjusting for a lot of other factors that have the potential to play a protective role. And we know that we’re talking about what we could call a relatively normal amount of coffee drinking. Certainly we’re not talking about consuming gigantic amounts of coffee. So, this is a very intriguing finding.”

The study, reported online May 11 in Breast Cancer Research, involved 5,929 Swedish women, aged 50 to 74. About half of the women had breast cancer.

Questionnaires were used to assess behavioral and health characteristics, including smoking and drinking patterns, physical activity routines, family history of breast cancer, hormone therapy protocols, nutritional intake, body mass index, education level and coffee consumption habits. Both tumor status and breast cancer type were also noted.

The principle finding: Drinking coffee appeared to spur a “strong reduction” in risk for ER-negative breast cancer, the researchers wrote. Women who drank five cups of coffee a day had a 33 percent to 57 percent lower risk for ER-negative cancer than did those who drank less than one cup a day.

The study revealed an apparent association between coffee consumption and a reduction in breast cancer risk, but not a cause-and-effect relationship.

And Hal was not eager for consumers to jump to conclusions.

“There are one or two other studies that have pointed in the same direction as ours — but not many, just a few,” he cautioned. “So before I would go to tell my neighbors to start drinking more coffee than they already do, I would like to know what is the biological mechanism at work here. And that’s not yet clear.”

Hal noted that he and his colleagues are now working on a new study to tease out that information.

Dr. Stephanie Bernik, chief of surgical oncology at Lenox Hill Hospital in New York City, described the findings as both “interesting” and “provocative,” given that the kind of cancer coffee appears to protect against is one for which there are relatively few effective treatments.

“It is this kind of study that opens the door to improving treatment, as scientists try to uncover what biologic factors in a substance are beneficial, and then attempt to extract these factors and use them to defend against cancers,” Bernik noted. “The goal would be to try and discover what it is in coffee that may be beneficial.”

“The next step is to find out what chemical factors in coffee cause the decreased rate of cancer and then attempt to see if these same chemicals can be used to treat a patient once they are already diagnosed with cancer,” she said.

SOURCES: Per Hall, M.D, Ph.D., professor, department of medical epidemiology and biostatistics, Karolinska Institute, Stockholm, Sweden; Stephanie Bernik, M.D., chief, surgical oncology, Lenox Hill Hospital, New York City; May 10, 2011, Breast Cancer Research

We are going to post news on english!

Since this school has teached us that we must speak engish, we decided to post the upcoming news in that language, to improve our skills, but more importantly, to improve the skills of the students who read these news!

Greetings from 12-Naturales

Melanina: La clorofila Humana

Un médico Mexicano llamado Arturo Solís Herrera, descubrió que el ser humano, NO SOLO obtiene la energía de los alimentos para sobrevivir, sino que parte de ella (36%) la obtiene de la energía de TODO EL ESPECTRO ELECTROMAGNÉTICO, gracias a una sustancia muy conocida, pero misteriosa : La Melanina. Esta energía electromagnética es utilizada para estimular la Fotolisis del Agua (ruptura de dicha molécula). Para ver la ecuación de la reacción química, sigan leyendo.

 

Dicho de otro modo, el ser humano realiza una ESPECIE DE FOTOSÍNTESIS , porque lo hace de forma distinta a las plantas ( no somos seres autótrofos). La diferencia radical, es que el ser humano realiza fotosíntesis, porque la melanina es capaz de captar las ondas de TODO El ESPECTRO ELECTROMAGNÉTICO. Es decir, no solo capta la luz que todos vemos con nuestros ojos (cosa que hace la clorofila), sino que capta TODAS las radiaciones posibles (otras que no podemos percibir con la vista)

Es como si la melanina fuera un mini-agujero negro, que absorbe todas las frecuencias. De hecho, la melanina tiene color negro, lo que indica que absorbe todo el espectro de la luz visible y por ende es una molécula cuya estructura es difícil de estudiar.

“La luz la podemos estudiar, la oscuridad no” Albert Einstein.

Además este hombre descubrió que este mecanismo puede ser utilizado para hacer UNA BATERÍA QUE SE RECARGA PERMANENTEMENTE. Dicho de otro modo, no necesita recargarse, ya que la melanina absorbe TODAS LAS LONGITUDES DE ONDA. Es decir, no solo absorbe la luz visible del día, sino que absorbe todas las ondas que vienen del sol y del cosmos DÍA y NOCHE, que nos atraviesan TODO EL TIEMPO.

Por ende, la batería se mantiene cargada constantemente, cumpliendo con el sueño o predicción de Nikola Tesla:

A lo largo del espacio hay energía. … es una mera cuestión de tiempo hasta que los hombres tengan éxito en sus mecanismos vinculados al aprovechamiento de esa energía. Nikola Tesla

Gana medalla de bronce Nuestro compañero Alejandro

México tiene una diversidad de 100 subsistemas de bachillerato y eso hace más difícil obtener un lugar destacado en los concursos académicos nacionales, y más en las áreas de la biología, como lo hicieron Alejandro Aguilar Sánchez y Juan Diego Samaniego Rojas, en la Vigésima olimpiada Nacional de Biología, celebrada hace unos días en Aguascalientes, en la que participaron 180 estudiantes de 30 estados.

José Roberto Fong Mendoza, delegado de la Academia Mexicana de Ciencias, expresó que hace más destacable el logro, la dificultad que representa preparar a los alumnos para los encuentros académicos por la extensa biodiversidad, que deja al país en cuarto lugar mundial, primero en reptiles y 30 mil especies vegetales, y la muestra es que entidades que no capacitan a sus jóvenes, no logran buenos resultados.

Ante los medios de comunicación, los integrantes de la delegación sinaloense participante en la olimpiada nacional, realizada del 23 al 27 de enero en San Luis Potosí, dijeron sentirse satisfechos por el resultado ya que el examen teórico está considerado de alto grado de dificultad y en él se abordan siete áreas del conocimiento biológico: biología celular y biotecnología, anatomía y fisiología vegetal, anatomía y fisiología animal, conducta, genética y evolución, ecología y bioestadística, y no todas se llevan en el programa de estudio de nivel bachillerato en nuestro estado.

 

Felicidades decimo! Estamos orgullosos de ti :)

Los genes que facilitaron la aparición de las patas

Un estudio encuentra unos genes que probablemente facilitaron la transición hacia los primeros tetrápodos.

Según un estudio, la pérdida de genes que guían el desarrollo de las aletas puede que ayuden a explicar como fue la evolución de los vertebrados con patas.
Hace mucho, mucho tiempo, nuestro antepasado era un pez. Pero en el Devónico tardío, hace unos 365 millones de años, criaturas similares a los peces empezaron a aventurarse desde aguas someras a tierra firme con la ayuda de miembros de ocho dedos. Estos miembros habían evolucionado a partir de las aletas de los peces. Durante esta transición, nuestro antepasado vertebrado perdió muchas filas de fibras rígidas, denominadas, actinotrichia, que proporcionan soporte estructural y guían el desarrollo de las aletas. Aparecieron los dedos y su número fue más tarde reducido a un máximo de 5 por miembro. Simplemente, de la varias especies con diferentes números de dedos sólo sobrevivieron las de cinco.
Marie-Andrée Akimenko de la Universidad de Ottawa en Canadá y sus colaboradores puede que hayan ahora explicado cómo nuestros antepasados perdieron sus aletas. Han descubierto una familia de genes que codifican las proteínas que hacen rígidas a las fibras de las aletas. Los genes actinodin están presentes en los peces cebra que se utilizan como modelos animales en los laboratorios, pero no están en los vertebrados de cuatro patas (miembros) o tetrápodos.
Además, los investigadores encontraron que la eliminación de estos genes en peces cebra alteraba la expresión de genes que normalmente regulan el crecimiento de miembros y el número de dedos en otros animales.
La pregunta del millón es si perdimos estos genes porque perdimos las aletas o si perdimos las aletas porque pedimos los genes.
Estos resultados apuntan a que esta pérdida de genes está ligada al cambio que supuso pasar de las aletas a los miembros. Esto sería un bonito ejemplo de cómo cambios en uno o dos genes pueden ser responsables de transiciones evolutivas muy importantes.
Sin embargo, la conexión causal no es segura. Pudo ocurrir que perdiéramos esos genes porque perdimos las aletas, y lo malos es que en cuestiones evolutivas de este tipo no se pueden hacer experimentos.
Los investigadores buscaban genes que se expresaran más que otros en las aletas de peces cebra cuando éstas estaban creciendo después de una amputación. Encontraron dos cuyas funciones eran desconocidas previamente. Ambos genes codificaban proteínas que construyen una estructura similar al colágeno denominada elastoidina, que se encuentra en la actinotrichia. Estos investigadores, además, fueron a la base de datos del genoma del pez cebra y encontraron dos genes adicionales que producen proteínas similares. La expresión de estos cuatro genes controla la apariencia de la actinotrichia en el embrión del pez cebra y la regeneración de las aletas en adultos.
Las bases de datos que hay sobre el genoma de otros peces óseos también contienen estos genes, sin embargo, no están en los tetrápodos.
Esta familia de genes parece tener raíces muy antiguas, pues parte de esas secuencias genéticas similares aparecen el tiburón elefante, cuyos antepasados aparecieron hace 450 millones de años, y que constituye la familia viva más antigua de vertebrados con mandíbula.
El equipo de investigadores entonces usó morfolinos (pequeñas moléculas que se unen al ARN y evitan la expresión de proteínas) para evitar la expresión de dos de esos genes en embriones de pez cebra. No encontraron actinotrichia en los pliegues que normalmente dan lugar a las aletas y éstos estaban subdesarrollados y deformes.
Cuando hicieron lo mismo en adultos, encontraron que la distribución de actinotrichia estaba afectada. Además, estos adultos mostraban una expresión anormal de genes que regulan el crecimiento de miembros y dedos. Cuando se da este tipo de anormalidad en otros animales se suele producir el crecimiento de dedos extra, algo que recuerda a los tetrápodos de ocho dedos (como el Acanthostega, antiguo tetrápodo ya extinto).
Tendemos a pensar que nuevos genes traen nuevas funciones, pero este estudio muestra que la presencia de genes limita o dirige el desarrollo en una cierta dirección. La pérdida de genes puede ser realmente una fuerza creativa en la evolución.
El estudio estaba limitado a la corta vida (unos días) de los morfolinos que bloqueaban estos genes, así que no fue posible determinar si la interrupción de estos genes evita, además, la formación de otras partes del esqueleto de las aletas, partes que desaparecieron durante la transición evolutiva de las aletas a las patas.
Estos investigadores planean introducir estos genes en ratones para así observar el desarrollo de las patas en los mismos. Además desean estudiar cómo son regulados.
En palabras de Akimenko, estos genes no fueron el único factor evolutivo en la transición de aletas a miembros, ésta es solamente una pequeña pieza del rompecabezas que nos puede ayudar a comprender esta transición.
La transición evolutiva que permitió a los tetrápodos conquistar tierra firme es la que nos trajo a nosotros a este planeta. Así que, al fin y al cabo, tratar de entenderla es tratar de comprendernos a nosotros mismos un poco mejor.

Multicelularidad, cáncer y esponjas

Se ha obtenido la mejor secuenciación hasta el momento del genoma de la esponja marina Amphimedon queenslandica. El estudio proporciona pistas sobre el origen de la multicelularidad y el cáncer.

Nos podemos poner un traje de neopreno, una máscara de buceo, usar una botella de aire comprimido y colocarnos un regulador para bajar por el gran azul. Según bajemos y la presión aumente, la luz se tornará más azulada, los rojos y naranjas desaparecerán y el mundo de Neptuno se tornará casi monocromo. Entonces podremos usar un foco de luz blanca para iluminar el entorno. Súbitamente, como por arte de magia, aparecerá entonces un mundo bellamente coloreado, un mundo vibrante poblado de seres sorprendentes y maravillosos. Algunos de esos seres son esponjas, seres primitivos y estáticos sobre los que no nos dimos cuenta de que eran animales hasta el siglo XIX.
Si tenemos inquietudes científicas podemos recapacitar acerca de esos seres esponjosos y darnos cuenta de que nosotros y ellos (así como todos los animales) compartimos un antepasado común. Nuestra rama evolutiva ha sufrido muchos cambios desde hace 600 millones de años, pero la rama de las esponjas ha cambiado poco, está muy cerca de la base del árbol filogenético animal.
Conocer las esponjas a nivel genético es conocernos un poco mejor. Estudiar las esponjas es estudiar nuestro propio y ancestral origen. Incluso puede que nos ayude a entender enfermedades tan malditas como el cáncer y ver que es el subproducto de nuestra propia complejidad como seres multicelulares que somos.
Las esponjas son ahora el grupo animal más simple y antiguo en tener su genoma secuenciado gracias a los últimos estudios. Un artículo, sobre el análisis del genoma de la esponja, ha sido publicado en Nature sobre este tema recientemente.
Concretamente, Daniel Rokhsar de la Universidad de California en Berkeley y sus colaboradores han secuenciado el genoma* de la esponja Amphimedon queenslandica y han encontrando pistas sobre el origen de la multicelularidad y el cáncer. Como ya se había analizado el genoma de protozoos unicelulares evolutivamente emparentados con la esponja, el análisis del genoma de ésta última ha permitido colocar una pieza fundamental en el rompecabezas de la evolución animal.
El primer organismo multicelular del cual descienden todos los animales actuales probablemente era similar a las esponjas y había ya desarrollado un sistema de fertilización de huevos con esperma. No tenía ojos, ni sistema nervioso, pero en sus genes ya estaban los principios genéticos que permitieron la evolución y diversificación de todos los animales que vinieron después.
Según Rokhsar, uno de los participantes en esta investigación, la multicelularidad y el cáncer son caras de la misma moneda. Si eres una célula en un organismo multicelular tienes que cooperar con las otras células del cuerpo, asegurándote de que te divides justo cuando lo tienes que hacer. Los genes que regulan esta cooperación son además los mismos cuyo mal funcionamiento puede hacer que las células se comporten de un modo “egoísta” y crezcan incontroladamente en detrimento del organismo.
Podemos pensar que el cuerpo de los animales es un delicado equilibrio en una sociedad celular. Estas células viven en armonía hasta que algo les hace recordar su vida independiente, olvidan cooperar con las demás y se desarrollan en forma de cáncer. Cuanto más viva un animal más fácil será que desarrolle un cáncer, sobre todo en épocas posteriores a la reproducción, cuando la selección natural no puede filtrar este tipo de comportamiento.
Estos científicos bucearon entre los genes de la esponja en un viaje temporal de más de 600 millones de años para ver si encontraban los más de 100 genes que están implicados en el cáncer en humanos. Durante esa aventura de descubrimiento encontraron un 90% de ellos en el genoma de esta esponja. Futuras investigaciones mostrarán el papel que juegan estos genes en las esponjas y otros seres.
Usualmente se describe a las esponjas como animales simples comparados con los humanos, que son considerados mucho más complejos, pero cómo está codificada en los genes esta complejidad es todavía un misterio de la Biología moderna. Este estudio muestra que, mientras el genoma de la esponja contiene la mayoría de las familias de genes del genoma humano, el número de genes de cada familia ha cambiado en los últimos 600 millones de años. Analizando qué familias de genes han sido enriquecidas o empobrecidas con más o menos genes en diferentes grupos de animales, los científicos pueden identificar conjuntos de genes agrupados por su función que están asociados con la complejidad morfológica.
Concretamente, entre los 20.000 ó 30.000 genes de la esponja, este equipo de investigadores encontró 4670 familias de genes que son comunes a todos los animales. 1286 de ellos parecen tener la clave de la vida multicelular, pues no están en los seres unicelulares más cercanos evolutivamente: los coanoflagelados.
Este genoma apunta a la pregunta de en qué consiste ser un animal (o en qué consiste un ser humano). Aunque el esqueleto de esponja que podamos tener el cuarto de baño parezca simple, la verdad es que comparte con humanos y otros animales muchos de los caminos bioquímicos y de desarrollo, aunque halla ciertos componentes que nos están en las esponjas. En futuros trabajos se podrá estudiar qué ocurre si se añaden esos componentes genéticos a las esponjas o qué pasa si se eliminan en animales más complejos. Serán futuras aventuras científicas.
Algunos de esos componentes que no están en las esponjas tienen que ver con el ciclo celular, que es la serie de pasos que las células tienen que dar para dividirse. Algunos de esos genes generan enzimas (como CDK 4/6) que no están en las esponjas pero sí lo están en la anémona de mar, lo que hace preguntarse si la aparición de estas enzimas es la que permitió la evolución de los verdaderos animales (eumetazoos), al hacer que cambiara el ciclo celular de una manera fundamental. Los inhibidores de CDK 4/6 que detienen el ciclo celular se usan frecuentemente para tratar el cáncer de pecho.
Estos autores además han identificado en las esponjas los mismos genes que caracterizan a los demás animales: genes relacionados no solamente con la división celular y su crecimiento, sino además con la muerte programada de las células (que elimina las células que están en un lugar inadecuado o que no se comportan adecuadamente), con la adhesión entre células para formar tejidos, con las señales bioquímicas implicadas en el desarrollo, con el reconocimiento del propio cuerpo y genes responsables de la diferenciación celular. Todo ello pese a que las esponjas carecen de aparato digestivo, músculos o neuronas.
Un trabajo anterior, realizado por otro equipo de investigadores, ya encontró que están presentes en las esponjas muchos de los componentes genéticos que dan lugar a las sinapsis nerviosas, pese a que ésas no tienen sistema nervioso. Además se halló determinadas proteínas que contenían una “firma” o característica que indicaba que probablemente las células de las esponjas interactúan unas con otras de manera análoga a como lo hacen las neuronas.
Básicamente el antepasado común a las esponjas y el resto de los animales ya disponía de los bloques genéticos fundamentales para la multicelularidad que todavía se encuentran en el corazón genético de todos los animales, incluidos los humanos. La evolución de estos genes no solamente permitió a los primeros animales colonizar los mares primitivos, sino que permitieron la evolución de toda la diversidad animal que podemos ver hoy en día, desde el guepardo del Serengueti a los pingüinos de la Antártida. Por tanto, las innovaciones genéticas necesarias para la moderna vida animal hay que retrotraerlas en el tiempo mucho antes de lo que en un principio se había pensado, a un momento anterior a la famosa explosión del Cámbrico, quizás incluso en cientos de millones de años antes de ese suceso.
Lo que caracteriza el origen evolutivo de los animales es la habilidad de que células individuales asuman funciones especializadas y trabajen juntas por el beneficio de todo el organismo. La esponja representa una ventana al remoto evento que lo permitió. El genoma de las esponja revela que a lo largo del camino que dio lugar a la emergencia de los animales, genes que controlaban una red de muchas células especializadas evolucionaron y pusieron las bases de la lógica genética para la formación de organismos que ya nunca volvieron a funcionar como células simples aisladas. A partir de entonces esa comunidad de células especializadas trabajaron juntas para la supervivencia de unas criaturas que eran ya multicelulares.
La belleza de tener este genoma secuenciado es que ahora podemos preguntar acerca de todos los procesos biológico conocidos y analizar los genes para saber si el antepasado común a todos los animales los tenía o no. Además, este estudio puede permitir ulteriores análisis de permitan la obtención se sustancias útiles para la industria farmacéutica. Así por ejemplo, las esponjas carecen de dos genes ligados al cáncer que se cree son clave en la regulación de la división celular. El análisis de estos dos genes puede arrojar luz al papel que tienen en el desarrollo del cáncer en humanos.
El estudio de este genoma podría incluso permitir, por ejemplo, el desarrollo de métodos industriales para la fabricación de fibras de sílice directamente del agua marina. Se podrían así descifrar los métodos usados por estos animales para producir materiales que exceden nuestras capacidades en ingeniería química.

El ejemplar de esponja cuyo genoma ha sido secuenciado para este estudio se recolectó en la Gran Barrera de Coral australiana. Esta barrera de coral, al igual que el resto de los arrecifes coralinos del mundo, está en peligro de desaparición por culpa de los humanos. En unas pocas décadas todas estas comunidades de un interés ecológico de primer orden habrán desaparecido para siempre de la faz de la Tierra. A partir de entonces toda esa belleza, todas las posibles fuentes de conocimiento que hay ahí, muchas de las respuestas que como seres humanos nos planteamos (incluso sobre nuestro propio origen) o las posibles curas a enfermedades humanas habrán desvanecido para siempre.
Si algún lector tiene la suerte de bucear en uno de esos lugares de algún océano lejano repare en nuestros parientes las esponjas. Podrá mirar a uno de esos seres, aunque él no pueda hacerlo, y recapacitar sobre la distancia que le separan de esa criatura, pero también sabrá que el conjunto de elementos genéticos básicos que constituyen la multicelularidad, que le constituyen a usted, ya estaban presentes en un ser muy similar que vivió hace más de 600 millones de años sobre este planeta llamado Tierra y cuya gran parte de su superficie está cubierta de agua.

¿Existe el gen político?

Un estudio mantiene que una variante de un gen predispone hacia una cierta visión política.

Nos gusta pensar que somos libres, que pensamos o creemos en algo como fruto de nuestro libre albedrío. Si hay algún resultado científicos que contraviene, aunque sólo sea en parte, esta visión de nosotros mismos entonces tendemos a ridiculizarlo. Y es que las creencias políticas de la gente es un tema bastante “volátil” y productor de polémicas.
Aunque alguno de esos resultados son un poco simplistas, merece la pena pensar sobre ellos, aunque sólo sea un poco. El que pasamos a exponer a continuación (y traducción literal de la nota de prensa enlazada al final de esta nota) es uno de ellos:

La gente renovadora* podría tener su visión política parcialmente condicionada por sus genes, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de California en San Diego y de la Universidad de Harvard. De este modo, la ideología se vería afectada no solamente por factores sociales, sino además por el receptor de dopamina denominado DRD4. Los autores del estudio dicen esta es la primera investigación en identificar un gen específico que predispone a la gente hacia ciertas visiones políticas.
Aparecido en la última edición de The Journal of Politics de Cambridge University Press, la investigación se centra en 2000 sujetos del Estudio Nacional Longitudinal de la Salud Adolescente. Mediante la asociación de la información genética y los mapas de la red social de los sujetos, los investigadores fueron capaces de mostrar que las personas con una variante específica del gen DRD4 eran más proclives a ser renovadoras de adultas, pero sólo si habían tenido un vida social activa en la adolescencia.
La dopamina es un neurotransmisor que afecta los procesos cerebrales que controlan el movimiento, la respuesta emocional y la habilidad de experimentar placer y dolor. En investigaciones precias se había identificado la conexión entre una variante de este gen y el comportamiento de búsqueda de novedades, y este comportamiento había sido asociado previamente con rasgos de personalidad relacionados con la política de izquierdas.
El investigador principal James H. Fowler de UC San Diego y sus colaboradores hipotetizaron que la gente con la variante genética de la búsqueda de novedades estaría más interesada en aprender acerca de los puntos de vista de sus amigos. Como consecuencia, las personas con esta predisposición genética, que tienen un número de amigos superior al promedio, estarían expuestas a una amplia variedad de normas sociales y estilos de vida que los haría ser más de renovadores en promedio. Informan que “es la interacción crucial de los dos factores –la predisposición genética y las condiciones medioambientales de tener muchos amigos en la adolescencia- lo que está asociado con ser menos conservador”. El equipo de investigación mostró además que esto es independiente del grupo étnico, la cultura, el sexo o la edad.
Fowler concluye que el ambiente social e institucional no puede explicar enteramente las actitudes políticas y creencias de una persona y que el papel de los genes debe ser tenido en cuenta. “Estos hallazgos sugieren que la afiliación política no está basada enteramente en la clase de ambiente social que la gente experimenta”, dice Fowler, profesor de ciencia política y genética médica en UC San Diego.
“Nuestra esperanza es que más estudiosos empiecen a explorar la potencial interacción entre la biología y el ambiente”, dice. “El modo de proseguir es ver la reproducción” -de los resultados- “en diferentes poblaciones y grupos de edades.”

*Nota: Se ha elegido “renovador” en oposición a “conservador” como traducción del término inglés “liberal”, dejando de lado “progresista” o “izquierdista” debido a las connotaciones extras que tienen estos dos últimos.

La antigua asociación entre hongos y plantas

La asociación entre hongos y plantas probablemente empezó con las primeras plantas terrestres.

Un trabajo de unos investigadores de la Universidad de Sheffield arroja luz sobre cómo las primeras plantas del planeta empezaron a colonizar tierra firme hace 470 millones de años al formar una asociación con los hongos del suelo.
La investigación, publicada en Nature Communications, ha proporcionado pruebas esenciales que muestran que las plantas primitivas trabajaron junto con los hongos del suelo para reverdecer la Tierra en el Paleozoico, hace casi 500 millones de años.
La investigación, en la que además han trabajado expertos de los Reales Jardines Botánicos de Kew, Imperial College London y de la Universidad de Sydney, cambia la idea que se tenía de la evolución del comportamiento dinámico entre las plantas y los hongos.
Los científicos han sospechado durante mucho tiempo que los hongos del suelo formaron una relación mutuamente beneficiosa con las primeras plantas terrestres para así jugar juntos un papel esencial en la colonización inicial de los ambientes terrestres. Sin embargo, hasta ahora había una ausencia de pruebas que demostraran cómo podrían haber cooperado las primeras plantas de tierra firme (de hace 470 millones de años) con los hongos para el beneficio mutuo.
El equipo de investigadores estudio la hepática, que es uno de los miembros del grupo de plantas terrestres más antiguas (briofitas) que todavía habita nuestro mundo y que aún comparte muchas características con sus remotos antepasados.

 

Usaron un ambiente controlado en el que podían simular una atmósfera rica en dióxido de carbono, similar a la que pudo haber durante el Paleozoico, cuando aparecieron las primeras plantas terrestres. Se cree que este ambiente amplificó significativamente los beneficios de los hongos sobre el crecimiento de las plantas y favoreció la formación temprana de la asociación entre plantas y hongos.
Los investigadores encontraron en el experimento que la hepática era colonizada por el hongo, aumentando significativamente la fotosíntesis, la asimilación de dióxido de carbono, crecimiento y reproducción, que son factores que tienen un impacto beneficioso frente a la presión de selección evolutiva.
Las plantas crecen y se reproducen mejor cuando son colonizadas por los hongos simbióticos porque éstos proporcionan nutrientes esenciales del suelo. A cambio, el hongo se beneficia al recibir carbono de la planta. Esta investigación encontró que cada planta era capaz de cobijar hongos que en total cubrirían un área equivalente a entre una y dos pistas de tenis.
Según David Beerling, el estudio de estas plantas tan primitivas ha permitido abrir una ventana al pasado para investigar cómo las primeras plantas de tierra firme evolucionaron. “Nuestro resultado apoya la idea de que el reverdecimiento de la Tierra fue promovido por la simbiosis entre plantas y hongos. Muestra que las plantas no ‘pusieron un dedo’ en tierra sin formar equipo con los hongos”, dice.
Esto es algo que se había sospechado durante mucho tiempo, pero hasta ahora no se había investigado. Según este investigador, se requiere que pensemos acerca del papel crucial de la cooperación entre organismos que dirigió cambios fundamentales en la ecología de nuestro planeta.
Los hongos están presentes en todo tipo de hábitats a lo largo de toda la Tierra y son esenciales para el crecimiento de las plantas. “Es excitante pensar que ahora estamos empezando a descubrir la asociación de hongos con las plantas inferiores y que hay muchas cosas aún por investigar”, afirma Martin Bidartondo, otro investigador el equipo.
Así que, ya sabe, si usted va a un restaurante y se come un plato sofisticado aromatizado por trufas (o vive de buscar esos estupendos frutos en los bosques) piense que la simbiosis entre el árbol correspondiente (castaño, nogal, encina o roble) y el suculento hongo subterráneo ya empezó hace 470 millones, cuando se dio por primera vez una relación entre hongos microscópicos del suelo y plantas tan humildes como las hepáticas.