Las técnicas de secuenciación genética revolucionan la biología

la secuenciación de genes, una técnica de análisis que permite descifrar el mensaje contenido en el ADN, la molécula fundamental de la vida, se ha convertido en una técnica omnipresente en los laboratorios: los médicos la usan para diagnosticar enfermedades monogenéticas; los paleontólogos, para esbozar el retrato del hombre de neandertal, e incluso los policías se benefician de ella para identificar a víctimas y criminales. Pero no siempre ha sido así. Y mucho menos en España.

Información publicada en la página 22 de la sección de cv Sociedad de la edición impresa del día 02 de agosto de 2010

 

«Hace tres décadas hubiera sido impensable. Para aislar y secuenciar dos genes necesitamos dos años», recuerda Salomé Prat, que en 1985, cuando era doctoranda en el Institut de Biologia de Barcelona, descifró los primeros genes de plantas en España. El mismo año, en Madrid, el equipo de Joan Modolell y Margarita Salas, del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, secuenció genes del primer animal, la mosca de la fruta.

En la última década, los costes de la secuenciación se han reducido en 10.000 veces y la velocidad ha aumentado en 50.000, según datos publicados en abril por la revista Nature. «Actualmente, los individuos cuyo ADN se conoce con todo detalle son unas pocas decenas, pero todo apunta a que esta cifra crecerá rápidamente», pone como ejemplo Pere Puigdomènech, director del Centre de Recerca en Agrigenòmica de Barcelona, que codirigió la tesis de Salomé Prat junto con el fallecido Jordi Cortadas.

EQUIPO LOCAL / «El cambio responde a unos métodos cada vez más eficientes», explica Prat, que actualmente es investigadora del Centro Nacional de Biotecnología (CNB), en Madrid. A principios de los 80, en España solo se habían conseguido secuencias de algunos virus en Madrid. En su opinión, un avance muy importante se produjo en 1982 cuando se organizó en Barcelona un curso en el que investigadores internacionales transfirieron a la comunidad local las técnicas más modernas.

«Entonces ya estaba claro que la secuenciación iba a ser una pieza clave de la ciencia y la tecnología alimentaria», explica Prat. Aplicando esta técnica a las plantas, los investigadores esperaban tanto entender su funcionamiento como aprender a modificarlas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s