Gusanos eusociales

Unos gusanos parásitos forman colonias de clones estructuradas por castas que tienen gusanos soldados.

Hace poco relatábamos en este mismo sitio web un resultado sobre las relaciones simbióticas mutualistas. Ahora vamos a ser un poco menos agradables y vamos a hablar de la relación de parasitismo de unos gusanos sobre unos caracoles, pero también de cómo estos parásitos cooperan, sin embargo, entre sí hasta crear una sociedad similar a la de las abejas, hormigas y otros animales sociales.
Los caracoles cuerno californianos (Cerithidea californica) llevan una vida más menos feliz hasta que son infectados por unos gusanos planos, concretamente los pertenecientes al grupo Himasthla (la especia aún no tiene nombre científico completo). La infección se produce por una simple larva crecida en el aparato digestivo de alguna ave. Entonces estos gusanos, que como todos los de su clase son de los seres pluricelulares más simples, pues no tienen ni sistema circulatorio ni aparato digestivo, se instalan en las gónadas de caracol, lo castran y empiezan a reproducirse hasta que el pobre caracol termina siendo la casa de miles de estos gusanos. Estos gusanos pueden llegar a constituir el 25% del peso total del caracol.
El ciclo se completa cuando algunos gusanos, especialmente diseñados para la función, dejan el molusco y buscan un segundo caracol que infectar, entonces uno de estos caracoles es comido por un ave y todo vuelve a empezar.
Pero no solamente infectan el molúsco, sino que crean colonias de gusanos eusociales con castas, e incluso tienen soldados que defienden la colonia frente a agresiones externas. Un grupo de científicos de la universidad de California en Santa Bárbara ha descubierto esta casta de gusanos soldados y ha realizado un análisis genético de los mismos. Al parecer los soldados son genéticamente idénticos, son clones unos de otros.
Según Armand M. Kuris estos gusanos tienen una organización social altamente desarrollada que es similar a la que forman las hormigas, las abejas o las ratas topo. En estas sociedades las distintas funciones son desempeñadas por diferentes castas, así por ejemplo hay hormigas soldado, obreras estériles, una reina, etc. La especialización por tipo de trabajo también se podría considerar un sistema de castas en las sociedades humanas.
En este caso hay principalmente dos tipos de gusanos, unos un poco más grandes que se mueven poco que son responsables de la reproducción en la colonia y otros más numerosos y pequeños que tienen alta movilidad que hacen de soldados y que no se reproducen. Estos gusanos guerreros miden un 1×0,1 milímetros pero tienen unas bocas poderosas con las que atacan a sus enemigos. Atacan generalmente a otros parásitos invasores que tratan de invadir el mismo caracol, comiéndoselos en el proceso. Funcionan a la manera de un “sistema inmunitario” que impide nuevas infecciones.
Los gusanos responsables de la reproducción se localizan en las gónadas del caracol, mientras que los soldados se sitúan en el otro extremo, por donde pueden atacar los invasores.
Explicar la aparición del comportamiento eusocial no es sencillo, pues desde el punto de vista darwinista no sería posible que unos individuos que no se van a reproducir cooperen por el bien de la descendencia de otros individuos. En el caso de los insectos sociales se puede explicar aludiendo a la especial distribución de cromosomas entre las distintas castas, que hacen que las obreras perpetúen sus genes al cuidar las crías de la reina porque esas crías (hermanas) comparten gran parte de sus cromosomas con ellas. En el caso de los gusanos que nos atañen en esta nota, la cosa es aún más dramática o extrema porque los gusanos se reproducen asexualmente, siendo clones unos de otros.
Es posible que esta sociedad de castas fuera la primera en evolucionar, cuando los gusanos eran importantes en los mares terrestres y los insectos aún no habían colonizado tierra firme.
Según Kuris puede que otras especies de gusanos formen igualmente colonia con castas y espera que otros grupos de investigadores las busquen.
Quizás lo más siniestro de todo sea la posible aplicación de estos gusanos. Podrían usarse para el control de infecciones de parásitos en humanos. Hay cerca de 200 millones de personas infectadas con trematodos en el mundo. Quizás los gusanos soldados de los caracoles puedan también eliminar infecciones en humanos.
En todo caso, está guerra de los clones con castas, castración, “sistema inmunitario” importado y aves engullidoras de caracoles y defecadoras de parásitos es totalmente fascinante.

Comments are closed.